Inicio > Apple, Curiosidades, es, iPad, iPhone, Noticias > Lo difícil de ser los primeros

Lo difícil de ser los primeros

08/03/2010

Tras varias semanas de especulaciones, Apple por fin ha hecho oficial la fecha de lanzamiento del iPad. Bueno, al menos en Estados Unidos, que será el 3 de abril. En España nos tenemos que conformar de momento con una referencia algo más ambigua, estará disponible a finales de abril.

La compañía de la manzana destaca en muchas de sus facetas, aunque sin duda una de sus cualidades más espectaculares (si no la que más) es su capacidad para gestionar la promoción de sus productos: La forma en que crea expectativas a través de internet, la manera en que la información se libera con cuentagotas o la habilidad con la que consigue que todo el mundo hable de ellos.

Se trata de un proceso muy complejo que dominan a la perfección, dado que consiguen un éxito inmenso a la hora de dar a conocer cualquiera de sus productos y, por difícil de creer que parezca, muy pocas compañías consiguen. Microsoft, el gigante por definición del mundo de la informática, no consigue un nivel de actividad viral ni mucho menos comparable a su proporción y peso en el mercado. Sony, un gigante empresarial que tiene todo tipo de productos electrónicos que van desde relojes-despertador hasta televisores de gama alta, últimamente solo consigue niveles parecidos de hype una vez cada seis años cuando lanza un nuevo modelo de Playstation. Otras macro-compañías como Nokia, Samsung o LG apenas consiguen semanas de un leve revuelo mediático cuando sacan productos nuevos.

En mi forma de verlo, Apple consigue este efecto concentrándose en tres aspectos claves:

  • Crear grandes productos. Apple hace productos muy buenos a nivel tecnológico y con un gran diseño. Su fuerza no se basa en la innovación (antes del Mac ya existían las interfaces de ventanas, antes del iPod había reproductores buenos de MP3 y antes del iPhone teléfonos inteligentes fantásticos) sino en tomar ideas existentes y reinventarlas con estilo. Se trata del arte de coger algo que ya existe y transformarlo en tu nicho exclusivo de mercado.
  • Minimizar las filtraciones externas. Apple es famosa por imponer condiciones muy duras a sus suministradores externos, incluyendo reservarse el derecho a no avisar de sus pedidos hasta el último momento posible para evitar filtraciones. Quizá parezca excesivo, pero estamos en un mercado en el cual si Apple hace un pedido de 2 millones de sensores CMOS digitales de 8 megapíxeles, a los dos minutos hay un informe completo por internet avisando que el hay un nuevo iPhone en camino, con las pérdidas a nivel económico que eso significa por reducción de ventas del modelo actual, etc. De igual forma se intentan minimizar las filtraciones de los desarrolladores externos, entre los cuales estamos los que pertenecemos al iPhone Development Program. La cantidad de contratos y acuerdos de confidencialidad (NDA) a los que estamos sujetos los desarrolladores externos es suficientemente seria como para plantearse muy seriamente andar abriendo la boca. No hay que olvidar que se nos permite acceder al SDK 3.2 (la última versión de la suite de desarrollo, que permite programar para el iPad) mucho antes de que esta se haga pública.
  • Minimizar las filtraciones internas. Ni que decir tiene que la cultura empresarial dentro de la propia Apple debe tomar muy en serio las consideraciones de confidencialidad, manteniendo muy controlados los flujos de información.

Y todo esto nos lleva al título de la entrada. Es difícil para Apple ser unos genios del marketing del iPad y, simultáneamente, hacer felices a los miles de desarrolladores que se están volcando en el dispositivo. Es lógico entender que para Apple los desarrolladores externos sean un riesgo altísimo en su cadena de protección de la información. Al fin y al cabo, somos aficionados o profesionales que nada tenemos que ver con Apple y el más mínimo despiste (o mala intención) puede hacer público en internet un dato que Apple llevaba meses callando por interés comercial. Sin embargo, los desarrolladores son un arma potentísima para Apple, que ha hecho de la plataforma iPhone OS la más exitosa y prolífica en el panorama móvil. Actualmetne una parte importante de dicha fuerza se está volcando en el iPad y se está encontrando con el muro de la falta de información por parte de Apple.

A estas alturas de la película parece imposible que haya apps de terceros en el día de lanzamiento (al menos no de los pequeños y medianos desarrolladores). La sensación general que hay en la comunidad es que, aunque el iPad ya tenga fecha de lanzamiento, las primeras aplicaciones probablemente tengan que hacerse esperar unas semanas o meses. No hay que olvidar que actualmente se está diseñando software para una plataforma que es una incógnita, de la que se desconocen las características técnicas, y que por su propia naturaleza exige que el código tenga que probarse y depurarse en el dispositivo (sensores multitáctil, localización GPS, acelerómetros, colectividad 3G…).

Se trata de la otra mitad de la ecuación, es difícil ser los primeros cuando se trata de llegar a un mercado nuevo. Los desarrolladores de iPhone nos hemos lanzado a programar para el iPad antes de que el iPad existiese, pensando en ser los primeros en llegar a iTunes el día de lanzamiento. Quizá siempre se trató de una quimera, pues Apple parece no tener prisa a la hora de permitir la entrada de aplicaciones de iPad en la App Store, a lo mejor ni siquiera tienen la infraestructura montada todavía para soportar el nuevo volumen de desarrolladores y aplicaciones que se avecina. Habrá que ver como se desarrollan los acontecimientos.

Por lo pronto a mí este retraso me va a venir muy bien, por qué no reconocerlo. No creo que hubiese podido llegar a la fecha de lanzamiento del iPad con una aplicación en pleno funcionamiento. Actualmente el desarrollo de mi primera aplicación para iPhone está encaminado, pero queda muchísimo trabajo por delante para tenerla lista. Después, cuando lo esté, quedará plantear la migración a iPad que traerá otra grandísima cantidad de trabajo.

Seguiremos informando sobre como evoluciona este asunto. Sigan sintonizados.

  1. Yon
    08/03/2010 a las 16:51

    Es innegable que saben sacar productos con estilo, que tienen una baza fuerte en usabilidad e impecable en hype. (Microsoft saca productos punteros y nadie habla de ellos demasiado, también es que se han ganado mala fama…).

    “los desarrolladores son un arma potentísima para Apple, que ha hecho de la plataforma iPhone OS la más exitosa y prolífica en el panorama móvil.”

    Por eso fue un gran error el primer iPhone cuando fue presentado. Aunque creo que, en el fondo, ellos querían sacar el iPhone con SDK, pero se les echaron los plazos encima y entonces Jobs dijo aquella frase de “diseñen para la web”. BIG FAIL. Corregido un año después y desde entonces ya saben sacar el SDK a tiempo.

    Supongo que el 80% del desarrollo se puede hacer sin el cacharro, sobretodo sabiendo que es un iPod Touch grande.

  2. 08/03/2010 a las 23:17

    Lo de Microsoft es sobre todo mala fama… yo siempre he sido defensor de los de Redmond, y eso que Windows me ha dado muchos quebraderos de cabeza. Además, si se mira más allá de los sistemas operativos tienen muchas cosas interesantes.

    Lo de no tener el SDK listo para el lanzamiento del iPhone fue un poco como lo de la falta de copiar y pegar, supongo que tuvieron que elegir entre lanzarlo tal y como estaba o retrasarlo durante meses. Esta vez ya tienen gran parte del camino hecho, pero aun así deben estar encontrando dificultades porque no parece normal que a pocas semanas del lanzamiento todavía esté todo en el aire.

    Y sobre la falta de dispositivos físicos reales, depende mucho del tipo de aplicación. Las más sencillas seguramente no necesitarán muchos ajustes finales sobre el hardware, pero aquellas más complejas van a requerir muchas semanas de trabajo. El simulador es una gran herramienta que genera una réplica casi exacta de la aplicación sobre Mac en lo que se refiere al apartado visual, pero no ofrece ninguna referencia sobre el rendimiento (de hecho, el simulador no incorpora ninguna funcionalidad que intente emular la velocidad del dispositivo real).

    En general se considera que los elementos de interfaz de usuario estándares (imágenes, tablas, etc.) no dan problemas, pese a ejecutarse entre 2 o 3 veces más rápido en el simulador. Para otros usos más específicos como renderizado en 3D, lecturas/escrituras o potencia de procesado bruta es directamente imposible hacerse una idea, un iMac normalito es perfectamente capaz de superar entre 50 y 200 veces el rendimiento de un iPhone…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: