Inicio > Curiosidades, es > Ideas sueltas sobre el “Megauploadgate”

Ideas sueltas sobre el “Megauploadgate”

24/01/2012

Si un artista sube su obra gratis a internet, guay. Si te prestan un CD, guay. Si oyes una actuación en directo grabada en mp3, guay. Si ripeas un CD y lo compartes en la mula con el ancho de banda que tu pagas, guay.

Pero, pagar porque otro te ponga a huevo pillar cosas, ¿es guay?

#1 Megaupload, claramente, era negocio

En general, cuando alguien ofrece un servicio capaz de “agregar” algo interesante suele atraer mucho interés. Por ejemplo, Google o la App Store. Y me parece bien, porque aporta un valor: la capacidad de encontrar lo que necesitas, de forma notablemente más cómoda que las alternativas restantes. Y está escrito que quién aporta valor, puede cobrar por ello (porque la gente lo valorará y pagará).

Queda claro que Megaupload tenía un potencial inmenso de ser fuente de negocio.

#2 Las obras con derechos de autor tienen truco

En el caso de las obras de propiedad intelectual, sin embargo, la libre compartición está limitada por ley al interés no comercial. O sea, que prestar un CD o compartirlo por P2P está bien, pero no alquilarlo o revenderlo. Por eso montar una web de compartir (páginas con enlaces) es teoría es legal siempre y cuando no veas ni un duro (eso quiere decir nada de anuncios… y mucho menos cobrar una suscripción).

En este sentido, no queda nada claro que Megaupload sea un negocio legal.

#3 Pero Megaupload también tenía contenido “legítimo”

Pero claro, Megaupload no solo contenía material con copyright, también había mucho contenido legítimo (fotos de gente, trabajos universitarios, documentos de negocios enviados a clientes, etc.).

Esta parte del negocio sí que sería legal. De hecho, otro tipo de iniciativas como Dropbox son muy similares conceptual y técnicamente a Megaupload y nadie les pone ninguna pega.

#4 ¿Dónde está el truco?

Pues yo creo que está Megaupload tenía por fuente principal de ingresos a aquellos usuarios masivos que compartían contenidos con copyright. Los dueños dirán que ellos no podían controlar lo que la gente compartía. Dirán que la responsabilidad de compartir contenidos con copyright era de cada uno de los usuarios, no de ellos. Dirán que son inocentes… que pasaban por allí y les llovió el dinero sin querer.

Me da la sensación -sagaz que es uno- que no es difícil concluir que eso no se lo cree nadie.

#5 ¿Y entonces…?

Por un lado estoy de acuerdo en que Megaupload no es el modelo que debe seguir la web, que sus dueños se han enriquecido de forma claramente ilegal y que aquello olía a pocilga por todos lados. Una pocilga muy conveniente para ver anime subtitulado en ratos de aburrimiento extremo, pero una pocilga al fin y al cabo. Y como soy un poco “carca” me gusta eso de que la policía acabe con las cosas ilegales, da a entender que el sistema funciona.

#6 ¿Pero… y el futuro?

Por otro lado, se me plantea una duda de base: ¿por qué es ilegal ganar dinero cediendo material con derechos de autor?. Yo estoy en contra de los derechos de autor en su concepción actual: si un músico quiere ganar dinero que haga algo que tenga valor (tocar en directo, por ejemplo), no entiendo que la gente pague por una reproducción de un sonido. La gente comparte música a “coste cero” en internet porque el producto copiado tiene coste cero, carece de valor. Internet ha venido a corregir un error histórico surgido como embrión indeseado de la evolución tecnológica: escuchar música costaba dinero porque había que conseguir un medio físico que era caro de fabricar y distribuir. Nunca hemos pagado por la música, es absurdo, es como cobrar por que alguien te lea un libro en voz alta.

A corto plazo yo defiendo los modelos que existen (no podemos mandar al paro a millones de personas que viven de fabricar y distribuir CDs) y entiendo el cierre de Megaupload. A medio plazo (¿5-10 años?), sin embargo, no creo que vaya a ser sostenible. Es imposible poner vallas al campo.

#7 Pero no todo es tan fácil…

Entonces, ¿qué pasa con los productos artísticos que están inherentemente vinculados al medio físico? Esos son la gran incógnita.

El cine no puede hacerse en directo (existe el teatro, pero no es lo mismo). Su escapatoria es la gran sala, la oscuridad, el sonido, la majestuosidad de un estreno, la experiencia en grupo de ir a ver una película con amigos y después destriparla… Una experiencia imposible de igualar en casa (ni siquiera en bluray) y por la que merece la pena pagar si la película es buena (si la película es mala, mucho me temo que la senda es la de la frase mil veces escuchada: “no vale ni para descargársela”).

El caso de los libros es más complejo todavía. El autor no puede leerte su libro en directo (ni creo que a nadie le apetezca sufrir tal tortura… ¿imaginas al escritor en pijama, en tu cama, narrándole los párrafos al oído? vade retro…). Y el valor de una edición especial es limitado, una versión e-book es suficientemente buena para la gran mayoría de las personas. Quizá el mercado del libro evolucione hacia el modelo freemium extremo: los libros serán material de consumo masivo y gratuito electrónicamente, subvencionados por una minoría muy involucrada, de nicho, que pague por carísimas ediciones requeteespeciales.

Lo cierto es que tal y como se plantean las cosas, el cine y el libro son dos manifestaciones artísticas tan diferentes a la música que no sé como pueden compatibilizarse  bajo un mismo modelo de “derechos de autor”. Quizá no deban compatibilizarse, nunca fueron lo mismo (ni siquiera parecidas).

#8 Y tú, ¿qué opinas?

Eso, ¿qué tienes que decir? Si has llegado hasta aquí es por algo, aprovecha el hueco que tienes debajo: es una pequeña ventana hacia la eternidad.

Categorías:Curiosidades, es Etiquetas:
  1. 25/01/2012 a las 01:21

    Es normal que cierren Megaupload, estaban lucrándose de material con derechos de autor.
    Lo que me pregunto es si las productoras han intentado una negociación previa para retirar los productos con derechos de autor, o por qué no han negociado para usar esa plataforma que tan bien funcionaba para distrbuirlos de manera legal y ganando todos.

  2. 25/01/2012 a las 09:48

    Bienvenido, Pablo.

    Me da la sensación de que las discográficas no tienen ninguna intención de mirar hacia el futuro: les da tanto miedo, que prefieren retrasar su llegada todo lo posible para poder seguir lucrándose “como toda la vida” todo el tiempo que puedan. No quieren ser los reyes del mañana, quieren seguir siendo los príncipes de hoy. El tiempo les pondrá en su sitio (espero).

    Y es una pena, porque planteas algo muy interesante: Megaupload deja una infraestructura completamente montada y operativa, una imagen de marca muy fuerte y podría reconvertirse en una potente plataforma de distribución legal potentísima.

    Quién sabe, a lo mejor llega un inversor espabilado y lo intenta. Lástima que no me llegue con la calderilla para comprarles la infraestructura🙂

  3. Neoveintidos
    25/01/2012 a las 10:57

    Hace poco vi un sistema nuevo que querían implantar a los libros que quizás les funcione (o quizá no). Al superponer sobre un libro (teóricamente en blanco) una tablet (lo que vi era el archiconocido Ipad), en la table comenzaban animaciones sobre el libro. Estaba destinado a cuentos para niños, pero quien sabe si algún día, ambos medios, tecnológico y en papel, se unen para “combatir” la piratería.

    Por otro lado, me quedo con esta frase:

    ” Internet ha venido a corregir un error histórico surgido como embrión indeseado de la evolución tecnológica: escuchar música costaba dinero porque había que conseguir un medio físico que era caro de fabricar y distribuir”.

    Un saludo!

  4. Anónimo
    26/01/2012 a las 11:34

    Buenas,

    Yo también le he estado dando vueltas a todo este tema, es más mi blog pide a gritos que lo vuelva a abrir y que uno de los posts de reapertura sea sobre esto.

    Como la mayor parte de mi generación me encanta consumir contenidos multimedia… pero de calidad. Yo no uso Internet para ver una peli con calidad pésima y ver espectadores caminando a mitad. Yo la uso para ver series que tardan años en llegar a España o que nunca llegan, o que si llegan la ponen en horarios que no puedo ver, es más las veo en inglés, o japones con subtitulos que se curra peña que ni cobra. ¿Es entonces de “malvados” ver una serie que nunca llegará a España?

    Yo apuesto por servicios como Netflix, Youzee … pero con una condición, que por una vez este país no siga haciendo real su fama de ladrones y pongan precios razonables. ¿Tarifa plana de series y pelis (aunque las pelis no sean de estreno)? encantado, pero no a 30 ó 40 euros como seguro que ocurre.

    Lo mismo con la música (gracias a que tenemos Spotify) o con los libros como dices. Hace un par de semanas fui a comprar un libro electrónico, cual fue mi “sorpresa” que estaba al mismo precio (vale, de acuerdo, 4 euros más barato) que uno en papel… como diría Mou ¿por qué? libro electrónico = ausencia de distribuidores + ganancias por publicidad en la web – costes de papel – costes logísticos – etc. y seguro que algún que otro más.

    Así que no entiendo, si no vamos a tener plataformas a precios razonables y se van a cerrar todas las webs estilo megaupload y se elimina el P2P (cosa poco probable) ¿dónde terminarán todas las ganancias de los fabricantes de discos duros o los proveedores de Internet?, la gente ya no necesitará tanto ancho de banda o dispositivos de almacenamiento…

  5. 26/01/2012 a las 20:50

    Neo22, ahora parece que Apple vuelve a la carga con el nuevo iBooks: una licencia para autores que permite publicar libros electrónicos en una tienda virtual de Apple. Lo mismo que hicieron con la AppStore… y ya he leído a muchos autores encantados con la noticia. Señal de “peligro inminente” para las editoriales…

    Totalmente de acuerdo, señor anónimo. Yo soy un consumidor feliz de Spotify Unlimited (toda la música que quiera, sin anunción, por 4,99€ al mes) y lo sería de un producto equivalente para series y películas… y vuelva a su blog, no lo abandone, él nunca lo haría🙂

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: