Inicio > Apple, Desarrollo, es, iPad, Noticias > Sentimientos encontrados…

Sentimientos encontrados…

24/10/2012

Hoy Apple nos ha sorprendido con muchas y variadas novedades en sus líneas Mac e iPad (o al menos lo ha intentado, puesto que mucho lo que se ha anunciado hoy se había filtrado con semanas de antelación). Lo cierto es que tengo sentimientos encontrados… y hacía mucho tiempo que no escribía, así que ahí va.

El ‘nuevo nuevo iPad’

Quizá lo más sorprendente, puesto que percibí rumores al respecto, ha sido la repentina sustitución del llamado ‘nuevo iPad’ (la tercera generación del dispositivo) por una cuarta generación. ¿Lo llamaremos ‘nuevo nuevo iPad’, ‘nuevo^2 iPad’, o iPad4…? No, lo cierto es que se llamará iPad a secas. En una jugada que me parece de lo más apropiada, y que creo que pronto la tendrán que seguir con el iPhone.

Tim Cook y compañía han optado por dejar de numerar los productos de la gama iPad al igual que se hace con los Mac (se diferencian por el lanzamiento, así que este probablemente sea técnicamente el “iPad (late 2012)” y tan contentos). Este es un dilema clásico de los productos de consumo: al principio tiene sentido diferenciar al nuevo producto del antecesor (“el iPad 2 es nuevo y mejor que el iPad”, se entiende de forma intuitiva e incentiva la compra); sin embargo al poco tiempo psicológicamente el proceso se invierte (¿el iPad 6 es mucho mejor que el iPad 5, o mejor espero a la próxima revisión?) y termina resultando cómico y lamentable (“FIFA 13: Idem que hace un lustro, Messi ha sido papá Special Edition“). Para mi un acierto.

En lo relativo a las cualidades, características y prestaciones hay mucho escrito. Es una actualización en toda regla, con un micro nuevo que trae un gran salto en potencia, conectividad de cuarta generación mejorada, el nuevo conector Lightning, salida hdmi…

Ahora bien, que haya pasado tan poco tiempo desde el último lanzamiento rompe claramente la tendencia de actualización casi-anual de dichos gadgets. Esto traerá mucha cola, porque ataca frontalmente a los mecanismos mentales de los usuarios: la decisión de compra de un dispositivo de 600€ depende mucho de la amortización psicológica del mismo. Este cambio de ritmo tendrá efectos muy notables, porque apenas en unas horas ya se han dado estos fenómenos:

  • “Me compré un iPad 2 en febrero, sabía que pronto saldría el iPad 3… pero apenas han pasado 8 meses y mi dispositivo de 500€ ya está dos generaciones anticuado”.
  • “Me compré un iPad 3 en abril, siempre han tardado un año en sacar un modelo nuevo… solo han pasado 6 meses…”.
  • “Estaba a punto de cambiar mi iPad de primera generación por un iPad 3… ahora estoy con la duda, ¿qué hago, compro el iPad 4? ¿habrá revisión en marzo o no la habrá hasta el próximo octubre? No quiero quedarme colgado, pero tampoco quiero esperar un año…”.

Si los consumidores están acostumbrados a ciclos regulares de revisión anual, adelantar 6 meses el lanzamiento de un dispositivo nuevo sin avisar les cambia los esquemas, les enfada y les deja con incertidumbre… para una compañía normal podría resultar catastrófico, aunque supongo que Apple tiene margen de sobra para salirse con la suya. Con respecto al motivo de por qué hacer esto, se especulan muchos pero qué decir, supongo que será un poco de todo (el iPad 3 iba justo de prestaciones para la pantalla retina, hay competencia renovada en forma de Microsoft Surface, tienen interés en difundir el nuevo conector…). Ellos sabrán.

El Macbook not-so-pro de 13 pulgadas con retina display

Esta es sencilla: me ha dejado un sabor muy agridulce. Por un lado cumple con creces las expectativas (pantalla retina que permite editar vídeo FullHD sin escalar, un tamaño ideal para transportar, autonomía más que suficiente) pero por otro hay otros factores que lo limitan enormemente…

  • Intel HD4000, sin opción de utilizar una GPU discreta: claramente insuficiente para mover todos los píxeles que hay que mover. En su hermano mayor, el rMBP de 15 pulgadas ya daba problemas incluso para mover el GUI de Mountain Lion. Quizá sea un compromiso necesario por consumo y disipación de calor, pero entonces a la tecnología todavía le falta un pasito para estar ahí, se han adelantado.
  • Obsolescencia más que programada. Memoria ram no ampliable (soldada a la placa y limitada a 8GB), un disco duro no ampliable (soldado a la placa y carísimo) y una batería no extraíble… ¿quién podrá sacarle partido profesional más allá de 18 meses, 24 meses máximo? Se trata de un producto que aspira a ser profesional, no de un producto de lujo que se cambia cada año y medio.

Los mismos, junto con el precio (be Apple, my friend), hacen que sea muy difícil justificar los 1.779€ que piden. Sé que los modelos sin pantalla retina son más baratos, más grandes y pesados… y mucho más ampliables. Tal y cómo se ha segmentado la gama hace muy difícil decidir, porque el tradeoff entre una opción y otra es gigantesco: o tienes flexibilidad, o tienes la mejor pantalla… pero no puedes tener ambos. Yo quería ambos.

El iPad mini

Dentro de lo que cabe, el anuncio más previsible y esperado ha terminado siendo el que menos me ha incomodado. Un iPad mucho más portable, mucho más ligero, más asequible, compatible con el 100% de las apps disponibles y que, para como, es muy útil para el desarrollo y prueba de apps:

  • La pantalla es más pequeña, lo que te obliga a ser más cuidadoso diseñando la UI (y garantiza que en un iPad ‘grande’ funcione incluso mejor, aunque habrá que andarse con ojo).
  • La resolución es la más difundida (1024×768, la del iPad 1 y 2), permite reutilizar assets y evita una mayor fragmentación.
  • La densidad (ppi aparente) es mejor que en el iPad 1 y 2 al ser la pantalla más pequeña, la resolución igual y utilizarse a “distancia de tablet” por lo que no debería desentonar tanto contra un iPad retina display (cuánto exactamente, habrá que verlo en vivo).
  • El rendimiento debería estar alineado con el iPhone 4S e iPad2 (también con el chip A5) y el iPad3 (chip A5X, mucho más potente pero con muchos más píxeles que mover). Como “línea base de rendimiento” me parece un benchmark de lo más válido hoy en día.

¿Lo peor, sin duda? El precio. Esperaba mayor agresividad, un asalto frontal para borrar las tabletas Android del mercado con un iPad mini por 250€ (solo Wifi) y 300€ (3G/4G)… Esperaba tener que soltar menos dinero para hacerme con uno (interesado que es uno). En cualquier caso sería muy interesante conocer los debates de pricing dentro de Cupertino: me quedaré sin saber si el precio tan alto es por un mero aumento del margen habitual sobre el precio de coste unitario, por imposibilidad de suplir una demanda tan alta, porque no quieren devaluar la marca, porque saben que los van a vender igual, porque saben que el mini va a canibalizar las ventas del normal y quieren sacar tajada…

Esto es todo por el momento. Espero que no haya muchas erratas (es la hora que es) y que les haya resultado de interés. Como siempre, si quieren comentar están invitados.

  1. Anónimo
    23/01/2013 a las 00:12

    Si que hay una errata. No me iba a poner pedante pero ya que lo dices…. Tercer párrafo, lustRo

    • 23/01/2013 a las 23:13

      Efectivamente, lustro estaba mal, ¡thanks!

  2. 21/05/2013 a las 06:29

    I feel that is one of the most significant info for me.
    And i’m glad studying your article. But wanna commentary on some general things, The site style is perfect, the articles is really excellent : D. Good activity, cheers

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: