Inicio > Curiosidades > El peligro de las cosas bonitas

El peligro de las cosas bonitas

22/01/2013

Hoy al salir del cercanías me he llevado una agradable sorpresa, estaba nevando.

Lo que podría resultar relativamente normal y hasta previsible para un madrileño en invierno nunca deja de sorprender a las gentes del Trópico de Cáncer (o al menos a mi, que ya me vale tras pasar el Erasmus en Finlandia y aburrirme a ver nevar, helar y darme de leches por culpa de las placas de hielo…).

Pues bien, caminaba yo tan contento y sonriente con los copos cayéndome en la cara cuando ver a otra persona avanzar justo delante de mi, paraguas en mano, me hizo reflexionar…

Serás gilip tonto, te estás empapando.

Y es que claro, la nieve es como esas flores preciosas del Amazonas, como esos peces de vivos colores del pecio… como esas mujeres de falda corta del bar. Bonitas, pero mu malas pa la salud. La naturaleza, ciertamente, elige formas extrañas de avisarnos del peligro.

Al menos no me había caído de culo a la finlandesa, buena noticia. Pero me habían intentado robar el coche forzando la puerta, no tan buena. Ahora la nieve también estaba en el interior, que bello bellaco, que buen karma, que feng shui…

Mardita naturaleza. Meteorológica. Humana. Tocapelotas.

Categorías:Curiosidades Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: