Inicio > Artículo, es > ¡No! A las publicaciones sin fecha

¡No! A las publicaciones sin fecha

03/04/2013

La fecha es una herramienta importante. Nos da referencias, nos permite discriminar y nos hace la vida más fácil a todos los que tenemos que enfrentarnos a un texto, documento, artículo, mensaje o lo que sea.

La fecha es una muestra de transparencia, de coherencia informativa, de compromiso con el lector, de respeto a su tiempo y su inteligencia.

Y sin embargo me suele costar encontrarla, porque está escondida, en letra ínfima o en el lugar más recóndito posible. A veces ni se molestan en incluirla.

Cada vez que alguien publica cualquier cosa sin fecha el mundo se hace un sitio un pelín peor, ligeramente más opaco y desde luego, menos confiable.

Al igual que nunca utilizarías un informe que no incluyese un mínimo de información metodológica y bibliográfica, les recomiendo seguir la filosofía que llevo practicando desde hace muchos meses:

si no está fechado, no está publicado.

Desgraciadamente esta filosofía no se puede seguir siempre, porque hay cosas que uno tiene que leerse aunque no estén debidamente documentadas…

Libro blanco

Todo esto viene a raíz de un libro que dejaron, el «Libro blanco del comercio electrónico». No pude encontrar por ningún sitio su fecha de publicación. No está en la portada, tampoco en la contraportada. En la introducción no se menciona fecha alguna. Ni siquiera en las páginas de la licencia donde también se detallan el autor o la imprenta. Nada.

Así que antes de ponerme a leer, busqué el título Google.

Lo encontré fácilmente, pero algo no cuadraba. El título era idéntico, pero la portada muy diferente. La organización de los capítulos era similar, cubriendo más o menos los mismos puntos, pero no idéntica. Los organismos involucrados en su publicación eran similares también… pero no los mismos.

Mosqueado, seguí indagando, y tras varias vueltas, conseguí llegar a esta página que me revelaba que el susodicho libro fue editado en 2009. El otro libro que había estado encontrándome era una versión más reciente del mismo, editada en 2012 (aquí, entre muchos otros sitios, por si les interesa el tema).

De no haberme fijado le hubiese podido dedicar varias horas al libro hasta darme cuenta de que las referencias a productos o servicios parecían antiguas o encontrar algún indicador claro de que el libro estaba obsoleto y que no merecía la pena dedicarle tiempo. Por haberme dado cuenta, he tenido que dedicar tiempo a escribir este mensaje.

Y todo porque alguien no se molestó en poner una fecha. Ni en poner “nueva edición” en la versión actualizada. Ni en mantener en su página web una referencia a que el estudio actual es el sucesor de otro anterior, realizado varios años antes.

No seamos de esas personas que no se preocupan por el tiempo de los demás. Por favor.

Categorías:Artículo, es Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: